Aprender inglés en un año es posible con una fuerte voluntad si además empleamos el método adecuado y nos sumergimos en el idioma de la manera más intensiva posible. De este modo, como mínimo podremos subir un nivel en el idioma, o pasar del nivel básico al intermedio-avanzado, si es que carecíamos de conocimientos previos.

 

El inglés es un idioma que, a muchos españoles, todavía desacostumbrados a su aprendizaje, puede darles algunos quebraderos de cabeza. La falta de hábito de estudiar idiomas extranjeros, y, sobre todo, la carencia de tiempo para aprenderlos, son los dos principales problemas para quienes a día de hoy deben disponer de conocimiento de esta lengua internacional imprescindible, y, sin embargo, han de enfrentar diversas dificultades para adquirirla. La opción de aprender la lengua inglesa en un año es deseable porque nos prepara cuanto antes con una herramienta indispensable para los viajes y para el ámbito laboral y profesional a nivel planetario, al tratarse de la lengua global por antonomasia.

 

El estudio intensivo del inglés es una de las principales opciones de quienes, por problemas de compaginación con la vida laboral y profesional, han de afrontar el estudio de este idioma. La pregunta para muchos es si se puede aprender inglés en un año. Con trabajo y constancia, el resultado que buscamos puede ser logrado. ¿Pero cómo podemos administrar el tiempo para aprender este idioma en el plazo más breve posible?

 

Cuánto se tarda en aprender inglés en el extranjero

 

Hay un acuerdo unánime en que la mejor y más rápida forma de aprender el inglés es mediante la plena inmersión diaria en el idioma. Y, para ello, no hay mejor forma que viajar a los países anglosajones y anglófonos (Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Malta, Australia, Nueva Zelanda…) y permanecer allí durante una determinada temporada, para así poder impregnarnos del uso cotidiano de la lengua. El modo de defendernos con la lengua en el día, los importantísimos apartados de dominar la conversación y de hacer oído para una lengua tan repleta de caprichos y contradicciones manifiestas en su fonética (pronunciación y oído son quizá las partes del aprendizaje más arduas para un hispanohablante, y en general para un hablante de lenguas románicas).

 

Además, esta modalidad de aprendizaje nos llevará a conseguir algo tan importante como a menudo difícil: familiarizarnos con el uso del inglés de la calle, con los modismos, jergas, frases proverbiales y giros del idioma, así como otras peculiaridades necesarias que es muy complicado que llegásemos a aprender meramente por métodos a distancia o por libros. Un idioma es la casa que quien lo vive, no solamente un conjunto de palabras, sintaxis y fórmulas lingüísticas: los idiomas se sienten y se viven. De ahí la primordial importancia de un aprendizaje de inmersión para alcanzar un grado más alto rápidamente o para lograr la excelencia. Aprender inglés en un año también supone tener muy en cuenta esto que decimos.

 

Si se puede aprender inglés en un año, desde luego ello habrá de pasar preferentemente por una inmersión el idioma. Pero hay que tener presente desde el principio que ello también depende del nivel idiomático de partida. Si nuestro nivel de partida ya es más o menos aceptable, unos cuantos meses o un año pueden enriquecernos con un nivel alto, incluso Proficiency. Pero la dedicación, la práctica de la conversación y de la audición, así como del inglés escrito, y la constancia en la inmersión y el proceso de aprendizaje son vitales aquí. Debemos persistir en ellos para lograr el resultado deseado.

 

No obstante, si nuestro nivel de partida del idioma es más bien básico o incluso deficiente, para nada ello ha de significar que debamos desalentarnos. La exposición al idioma en nuestra vida cotidiana mediante una estancia en el extranjero puede ser la solución que buscamos, y probablemente de este modo logremos un nivel intermedio o intermedio-avanzado, más que suficiente para hablar el inglés y comprenderlo y para defendernos con él en diversos ámbitos.

 

Por supuesto, cuanto mayor sea el periodo en que nos expongamos diariamente al inglés, tanto mejor será el nivel que alcancemos en el mismo. Y es preciso que tengamos muy claro que nadie está incapacitado para el aprendizaje provechoso de idiomas extranjeros, incluido el inglés. Las leyendas habituales que muchos españoles.

 

comparten acerca de su incapacidad para aprender inglés, siempre serán notoriamente falsas. Se puede aprender inglés en un año, incluso si nos tenemos por torpes en el aprendizaje idiomático.

 

¿En cuánto tiempo se puede aprender inglés fluido?

 

Esta pregunta también es habitual. Pero la respuesta depende de la base de cada persona. Si cuenta con fundamentos y cierta familiaridad (fonética, léxica, gramatical) con el idioma, le será más fácil alcanzar la fluidez.

 

Sea como fuere, con perseverancia y trabajo se puede lograr aprender a hablar un inglés en unos meses. Con 1-2 horas al día de estudio en todas sus modalidades (escrita, de comprensión auditiva y de práctica de conversación) se puede llegar a hablar un inglés medianamente fluido en tan sólo unos meses. Lo importante es combinar todas las formas de aprendizaje y no decaer nunca en la pertinacia a la hora de estudiar. Por supuesto, la inmersión mediante estancias en el extranjero es la mejor alternativa para el rápido e intensivo aprendizaje del idioma, para hay otras opciones para quienes, por razones de tiempo y dinero, no puedan permitírselo.

 

Así, por ejemplo, también existen cursos intensivos de varios meses que pueden permitir alcanzar un nivel aceptable de inglés o subir el que ya teníamos.

 

¿Cuánto se tarda en aprender inglés básico? Depende del tiempo de dedicación, pero si no teníamos base previa, con un curso intensivo o una inmersión de 1-2 meses puede bastar.

 

También hay que precisar que las horas necesarias para aprender inglés han de ser como mínimo 2-3 por semana, pero lo deseable sería poder invertir 2 al día, para así poder adquirirlo con mayor rapidez y eficacia. En el aprendizaje del inglés, como en los demás aprendizajes en esta vida, la voluntad, la constancia, desempeña el papel protagonista. Como decía un gran escritor español del Siglo de Oro, Baltasar Gracián:

 

«Nada en el mundo sustituye a la constancia. El talento no la sustituye, pues nada es tan corriente como los inteligentes frustrados. El genio tampoco, ya que resulta ser tópico el caso de los genios ignorados. Ni siquiera la educación sustituye a la constancia, pues el mundo está lleno de fracasados bien educados. Solamente la constancia y la decisión lo consiguen todo.»

 

Con constancia, ganas de aprender y confianza en nosotros mismos, podemos aprender inglés en un año con gran rapidez. Sólo hay que proponérselo.