Las ventajas de un curso intensivo de inglés son muy grandes para todos los que quieran profundizar en el aprendizaje de la lengua de Shakespeare y Lord Macaulay, de Dickens, Virginia Woolf, Henry Miller y Raymond Chandler. Para lograr un verdadero nivel tanto de audición como de conversación, es vital lograr un considerable grado de inmersión en el idioma, y para ello es preciso estar en contacto con sus hablantes cotidianos, confundirse, como si dijéramos, entre ellos: es la única manera de impregnarnos totalmente de la lengua de la calle y de los giros idiomáticos del día a día. Al fin y al cabo, los idiomas son práctica pura, y exigen de ser pensados, oídos, escritos y hablados con frecuencia. Es por ello que viajar a los lugares angloparlantes, y/o bien sumergirnos  en el idioma mediante cursos intensivos.

Para aprender un idioma, muchas personas recurren al método intensivo. Este consiste, como su propio nombre indica, en un aprendizaje de gran intensidad en un periodo de tiempo muy breve. Las razones pueden ser muy variadas: optar por una mayor inmersión en el idioma en un periodo de tiempo con el aprendizaje muy concentrado, la falta de tiempo el resto del año para métodos más prolongados…

En todo caso, los resultados de un curso intensivo de inglés por lo general son muy positivos y los alumnos salen muy satisfechos de estas experiencias.

Las ventajas concretas de un curso intensivo de inglés son numerosas y saltan a la vista:

  • Se avanza en el idioma a toda velocidad en comparación con los demás métodos de aprendizaje. Esta ventaja funciona tanto para los que son principiantes y desean adquirir cierto nivel en el idioma, como para los que quieren prepararse el examen oficial de un determinado nivel. El hecho de habituarse más al idioma por el constante contacto con él es de gran importancia, sobre todo en las áreas de la lengua inglesa más difíciles para el hispanohablante: la audición, la pronunciación y la conversación cotidiana fluida. Es aquí donde el hecho de invertir más horas y en en un periodo de tiempo más corto se hace en verdad decisivo.
  • Lógicamente, nos lleva a alcanzar nuestra meta lo más rápida y brevemente posible, en un plazo que está mucho más próximo. Así podemos lograr cuanto antes el nivel deseado. Es, pues, una forma de quemar etapas, cronológicamente hablando. Acelera mucho el proceso de aprendizaje y nos hace dar un gran salto cualitativo.
  • Se centra en lo más importante. Como es lógico, y por la necesidad de racionalizar el poco tiempo de que se dispone, estos cursos se centran en los objetivos de mayor importancia para aprender el idioma. Así, se potencia la comprensión auditiva y la expresión oral y escrita con numerosos y frecuentes ejercicios diarios. De este modo, se consiguen destrezas lingüísticas en el inglés a gran velocidad y con óptimos resultados.
  • También sirve para mejorar y reforzar todos los contenidos y conceptos fundamentales que hayamos podido adquirir en un curso más largo. El curso intensivo de refuerzo es un clásico para combatir y disminuir nuestras carencias con el inglés.
  • Nos permite aprovechar el poco tiempo de que podemos disponer para aprender lo que nos gusta.
  • Puede ser muy útil para refrescar conceptos y conocimientos que se nos han podido olvidar con el paso del tiempo o con el poco uso. El repaso intensivo es también una forma muy eficaz de lograr consolidar y ahondar conocimientos.
  • Al permitirnos llegar antes a la meta, también nos hace más fácil pasar de un nivel a otro del idioma con mucha mayor rapidez.
  • Es una de las mejores formas que podemos encontrar para aprovechar el tiempo libre y los periodos de vacaciones. Esta es otra de las formas más destacadas de las ventajas de un curso intensivo de inglés.
  • Nos permite concretar mucho más los objetivos que queremos conseguir, en cuanto a vocabulario, gramática, conversación, etc.
  • Aprender en tan breve tiempo nos dejará más tiempo libre para el resto del año.
  • Nos hace más autónomos a la hora de aprender, pues nos hace más fácil marcarnos nuestras propias pautas para el aprendizaje del idioma.
  • Para muchas personas, es la mejor opción preparatoria de un examen oficial (por ejemplo, el examen oficial de Oxford o Cambridge del First, el Advanced, etc).
  • Y otro aspecto muy importante: supone una máxima inmersión en el idioma. Durante ese tiempo, estaremos haciendo uso del inglés todos los días, y así nos empaparemos mucho más de esta lengua y cultura.

Pero ¿cómo elegir el mejor curso intensivo de inglés?

Hay que tener en cuenta algunos consejos para saber elegir y así poder disfrutar al máximo de las ventajas de un curso intensivo de inglés:

  • Es básico y esencial que el centro donde vayas a matricularte sea un centro oficial autorizado por Oxford o Cambridge, para que así siga la metodología oficial y te pueda servir para los exámenes que te puedan permitir obtener la titulación oficial y homologada a nivel internacional.
  • Ve a una academia o haz tests de nivel para saber cuál es tu nivel exacto del idioma, y así poder apuntarte al curso más apropiado para ti.
  • Comprueba también antes si el método de inglés es el más adecuado para lo que tú buscas y necesitas.
  • Comprueba también el precio y la flexibilidad de los horarios, para ver si se ajustan a tu disponibilidad material y de tiempo.
  • Es importante que dispongan de profesorado nativo, sobre todo de cara a la expresión oral y la conversación.

Un curso intensivo es una buena opción, y quizá es la que necesitas para subir o reforzar tu nivel de inglés, mientras aprovechas tu tiempo libre y disfrutas. Las ventajas de un curso intensivo de inglés deben tenerse en cuenta para avanzar mucho más en este idioma en mucho menos tiempo, y además, disfrutarlo. Es una forma de conjugar esos dos aspectos de la vida que tantas veces se riñen entre sí tan innecesaria como dañinamente: el aprendizaje y la diversión.