Cómo enseñar inglés a niños se antoja a muchas personas adultas una tarea titánica, pero en realidad conlleva fundamentalmente dos claves esenciales: la una, saber empatizar con la mentalidad infantil y con sus necesidades y deseos de juego, imaginación y exploración; y la otra, saber hacer la información tan comprensible como amena. Puede que no sea tarea fácil, pero, desde luego, no es imposible. Los niños necesitan aprender de una forma que les motive para no caer en el hastío ni olvidar prontamente cuanto han aprendido.

 

La infancia es la mejor etapa de la vida para comenzar a aprender y fijar un idioma, ya que, como descubrió la pedagoga, psicológa y pediatra italiana Maria Montessori (1870-1952), los niños poseen unas cualidades mayores de predisposición al aprendizaje, y en la vertiente idiomática esto es algo especialmente destacado. Cómo enseñar inglés a niños, es una pregunta que nos debemos hacer para que nuestros hijos puedan aprender cuanto antes y con la mayor perfección una herramienta tan fundamental en la vida como es el conocimiento de lenguas extranjeras. Si un niño tiene un interés en algo, hay que fomentarlo, porque acaso sea el embrión de una vocación, o de una habilidad o pericia que podrá serle útil o enriquecerle espiritualmente en un futuro no lejano. Con algo tan importante como es el actual idioma global, es preciso fomentar el interés por esta lengua, asociarlo con juegos y con expresiones plásticas y lúdicas que puedan acercarlo al niño y ayudarle a familiarizarse con ello.

 

El inglés es la lengua de comunicación internacional por antonomasia, seguido por el francés y el alemán en cuanto a las lenguas más estudiadas por los hispanohablantes con ese propósito. Además, cada día es más demandado en el mercado internacional, así como en determinados ámbitos profesionales específicos donde se ha convertido en imprescindible: economía, publicidad y marketing, informática, sector audiovisual, ciencias exactas, físicas y naturales, ciencias sociales, instituciones académicas, etc, etc. Y se exige para poder ejercer como maestro y profesor a todos los niveles, desde la educación primaria hasta el nivel superior técnico y universitario. Por eso, el inglés es una garantía de futuro, o al menos, un firme cimiento en que asentar una andadura profesional, pero también vital. Se ha convertido en herramienta ineludible del día a día. Cómo enseñar la lengua inglesa a los pequeños es un conocimiento, tarea y habilidad que se hace crucial hoy. Debemos adquirir esa habilidad.

 

Así pues, el inglés es el idioma global por excelencia y una herramienta imprescindible de importante y creciente presencia en el mercado de trabajo. Los padres se preocupan mucho a día de hoy por proporcionar a sus hijos, desde edades tempranas, esta lengua tan imprescindible hoy para la comunicación con otros países y para defenderse en la vida.

 

Además, en diversos países de Europa se fomenta el bilingüismo entre la población, llegando hasta niveles como el de Luxemburgo, donde el 99% de sus habitantes domina totalmente un segundo idioma. Así, el bilingüismo se extiende cada vez más como una forma óptima de relacionarse con el mundo. ¿Cómo enseñar inglés a niños para que puedan llegar a ser bilingües en este idioma?

 

Aprender inglés para niños de 3 a 5 años

 

Según Maria Montessori, entre los 1 y 3 años es la época en que los niños están más predispuestos a aprender una lengua extranjera. Es uno de los periodos sensibles del niño en que este posee una especial aptitud para absorber un idioma nuevo. Si una lengua se comienza a aprender a estas edades, y luego se continúa fijando, el resultado es que se logra un bilingüismo perfecto, y que incluso la persona hable ese idioma con la fluidez de un nativo, sin acento alguno. Entre los 3 y los 5 años es una etapa muy usual en nuestros días para comenzar a aprender un idioma, puesto que se halla justo al final del periodo sensible, pero al mismo tiempo se encuentra al inicio de la escolarización de los niños.

 

A pesar de lo que reza el viejo dicho de que la letra con sangre entra, obviamente el método de enseñanza más eficaz es el que invocara el poeta romano Horacio: el instruir deleitando. Cómo enseñar inglés a niños implica tener muy en cuenta esta máxima.

 

Para responder adecuadamente a la pregunta de cómo enseñar inglés a niños, es necesario que a los niños les guste aprender y les guste lo que están aprendiendo. Y para ello, deberemos motivarles desde pequeños. Lo recomendable es dedicar unos 10-15 minutos al día para enseñar inglés a los niños en casa, con canciones, juegos divertidos, y otras formas lúdicas y creativas que puedan entretenerles al mismo tiempo que se les enseña. Otra forma de enseñanza, vinculada con esto que venimos diciendo, sería por ejemplo, ponerles dibujos animados y películas infantiles en inglés, pero con subtítulos y otros recursos que puedan ayudarles a aprender.

 

Enseñar inglés a niños de infantil implica, por supuesto, un componente de exploración y juego, un componente lúdico y creativo que suscita la curiosidad de los niños por participar en el proceso de aprendizaje y explorar el idioma. Además, existen vídeos de inglés para niños de primaria, expresamente creados y diseñados para el aprendizaje del idioma de tal modo que pueda resultarles divertido.

 

Por lo tanto, se pueden y deben emplear diversas técnicas y trucos para saber cómo enseñar la lengua inglesa a los pequeños:

  • Juegos en que el inglés sea determinante.
  • Películas, dibujos animados, series que puedan fomentar el aprendizaje gradual del idioma.
  • Si es posible, conversaciones en inglés con el niño.
  • También cuando sea factible, los viajes serían una buena opción. También los campamentos veraniegos de inglés, los intercambios, etc.

 

Otros aspectos de la metodología para enseñar inglés a niños

 

También se pueden realizar juegos de inglés para niños de 3 a 5 años (que además también existen y se hallan diseñados ex profeso para ello, como las actividades de inglés para niños de 3 años.

 

Cómo enseñar inglés a los niños es algo que se logra también creando hábitos, empezando a enseñarles vocabulario sobre aquello que tienen más próximo en su vida cotidiana: alimentación, colores, objetos, juguetes, ropa, formas, o conceptos sencillos que puedan asimilar antes, como por ejemplo, los diversos tipos de animales.

 

Aprender algo nuevo es una aventura, y los niños, sobre todo a edades tempranas, poseen una singular capacidad para absorber todo lo nuevo. Es nuestra oportunidad para hacerles a nuestros hijos el regalo de un idioma, que podrán disfrutar toda la vida.

 

Cómo enseñar inglés a los niños es saber hacerles un bello y útil regalo.